SED

  sed-v0

Después de atravesar el llano recalentado por el calor  y por el tiempo que ralla, cómo me gustaría estar sediento para beber el agua del pozo que apenas rompe la monotonía del horizonte.

Desearía extraer el pozal y hundir mi rostro en él, hasta ser también yo el propio cubo que alguien deja caer despacio por el túnel vertical hacia la superficie del agua, y oír el eco de las olas que levanto al entrar en el mar ínfimo cuando chocan contra las paredes húmedas, resbalosas y frías y oscuras que jamás han visto el sol ni conocen el calor.

Podría ser yo ese balde y bajar despacio, aún más, a través de  la sombra y el frío y el silencio y el espejo inútil hasta traspasar ese  falso límite  de la superficie y llegar a la luz del otro lado que, secreta, espera al final de cada pasillo de tinieblas; y una vez allí, recobrar mi yo, con el que comenzar de nuevo, libre de recuerdos para continuar como si siempre fuese el principio.

Cuánto me gustaría  volver a descubrir el mundo virgen que no pude  ni podré delimitar: hasta que se acabe el tiempo, y tras el después-del-último-después, olvidarme de nuevo de mí y localizar, una vez más entre mis coordenadas cambiantes, el pozo que apenas se levanta en el extremo del páramo.

Al asomarme entonces a su vacío querría tener la boca seca para llenarla con el agua que extraiga con el balde; ese agua que la oscuridad siempre mantiene fresca, a pesar del calor, de los años y del tedio que tanto me rallan aquí fuera.


 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.