ALLEGRO MA NON TROPPO

ALLEGRO V0.jpg

A Marihuana Well, un tipo al que no conocí.

Poesía fue cuando me detuvieron conduciendo borracho, de madrugada: Diagonal arriba como una exhalación ¿Recuerdas?: habíamos huido de un muermo de juerga que alguien, no sé quien, organizó en no se dónde, ni por qué, ni para qué. Sin conocerte te dije ¿Te vienes, bonita? claro, pues claro. Chaqueta al hombro, con un coche que alguien nos dejó sin saberlo y el mundo que se nos hace pequeño.

La ruta del Rompeolas, bajo la luna, era la superautopista europea número 4.
—¡Frena que esto se acaba!
Frenazo brusco y casi nos tragamos las rocas del final: nos descalzamos y seguimos corriendo por las piedras, hasta darnos de narices con el mar más negro de todos los mares, y el cielo más oscuro del universo.
Allí se acababa el mundo y comenzaba el infinito: infinito me hubiera gustado que hubiese sido el tiempo que estuvimos…bueno, tú ya sabes.
Pero las luces atraen y a nuestras espaldas las calles de Barcelona hervían; y la música; y el bullicio; la jarana; la bronca y el jaleo. El último beso precipitado bajo las estrellas y regreso veloz al coche antes de que algún mierda nos desinflase la noche.
Autopista europea número 4 ruta del Rompeolas: camino deshecho en sentido contrario, con la marcha larga y el pedal de la derecha apretado a tope.
Jagger alucinaba encerrado dentro del CD.
¿Qué te creías viejo carrozón, que eras tú el único loco? y le damos un toque al Daniels que no compartimos con él.
Final del rompeolas, Barceloneta, Ronda Litoral, A19, Gran Vía, volamos por la calle Aragón, giro imprevisto por no sé que calle y recto hasta la Diagonal.
¿La Diagonal? No, esto no es la Diagonal, esto es la pista de despegue.
—¡Hey ¿Adónde vamos?!
—No importa ¡no importa! Anda bonita, saca el Jack Daniels que está dando tumbos por ahí detrás ¿Has visto?: ni tres minutos en llegar hasta aquí.
—¡El semáforo!
—Olvídalo nena, llevamos saltados mas de una docena
—Me parece que nos sigue la poli.
—Jugaremos un poco.
De repente, sin pedir explicaciones un energúmeno que se cruza.
—¿De dónde habrá salido el imbécil ése? —. Frenazos, chirridos y un batacazo brutal.
—Bye, Bye, que os sea leve nenes.
Un poco más adelante lo empiezo a tener mal, el coche de la pasma, empeñada en estropearnos el vacile, se atraviesa en mi camino, no tengo más remedio que frenar clavando el morro en el asfalto, sale humo de los neumáticos, de mi cabeza creo que también. Mientras se acerca un policía, aún tengo tiempo de darle otro buen toque al Daniels.
—¿Dónde irá el pavo este con gafas de sol en plena noche?
Yo me eché a reír y nos miramos, ¿recuerdas?, te dije:
—Tú tranquila nena, estamos en familia—.Por un momento me sentí como Bogart.
El poli que abre la puerta de golpe y me grita:
—¡Hijoputa, estas conduciendo borracho!
Yo le contesto:
—Borracho no, ¡Borracho no! ¡¡Borracho no!!…, allegro, ma non troppo.
La pasma que no tiene sentido del humor, me arranca del coche y de un puñetazo me tira al suelo, y claro, uno también tiene su genio, me levanto y se lo devuelvo: gafas rotas y policía sangrando. Ahora si que se me va a caer el pelo: empiezan a aparecer policías por todas partes.
Y es que, y es que cuando nací recuerdo que ya me lo dijo Bob Dylan:
“Nano, tu has nascut amb la guitarra desafinada». (1)

                                      ___________*____________

(1) Muchacho, tú has nacido con la guitarra desafinada

Imagen: acrílico de Joan López

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.