PARA QUÉ LA POESÍA (III)

poesia-iii-ii

 

¿La poesía como refugio o como vía abierta hasta la propia conciencia? ¿O ambas cosas al mismo tiempo?

En la entrevista que publicó La Vanguardia (La Contra) el pasado 21 de octubre el Dr. Psicoterapeuta Claudio Naranjo, explicaba su experiencia personal con los psicofármacos (experiencia controlada y asesorada por otros especialistas), para estudiar los efectos de esta medicación “dura” en su propia enfermedad.
Aunque no es el tema de los psicofármacos lo que motivó mi deseo de escribir este artículo, seguiré un poco más: el Dr. Naranjo explica en su entrevista que él antes era una persona patológicamente tímida y aterrada, pero a medida que fue profundizando con sus experiencias en el campo de las drogas psicoactivas, afloraron todos estos problemas que sin él saberlo, al menos no conscientemente hasta entonces, le habían hecho vivir desconectado de sí mismo y forzado a buscar refugio, o vía de huida, en el mundo de la ciencia.
A pesar de la importancia que para él y sus pacientes tenía la ciencia –sigue explicando—, a través de este tipo de experiencias llegó a comprender que también este encerramiento en la profesionalidad le había impedido algo tan primordial en el ser humano como es la necesidad de amar. Entonces buscó, y encontró, a una mujer a quien querer, y aunque luego aquella relación acabó mal, él ya había iniciado el camino para volver a conectar consigo mismo, entonces se sintió con fuerzas y necesidad de ayudar a otras personas aportando el resultado de la experiencia que en él se estaba desarrollando.
Al margen del resto de la entrevista, tope interesante, fue esta primera voz y la expresión ‘refugio en la ciencia’ como huida (en este caso huida de uno mismo) lo que inicialmente me llamó la atención, y a continuación el pensar un poco acerca del distanciamiento entre el yo convencional o social y el yo esencial, es decir, la separación entre lo que nos esforzamos en ser y en no ser y lo que realmente somos. Me vino entonces a la memoria la dedicatoria que el poeta Joan Margarit me hizo en su libro de poemas ‘Casa de Misericordia’ (Edicions Proa Barcelona 2007) :
“Para Luis, porque pueda encontrar refugio en estos poemas”.
Y a continuación mi duda: la ciencia como refugio donde el Dr. Naranjo se escondía y huía de su voz propia, o la otra opción: buscar en la poesía el refugio necesario frente a la distracción; las falsas metas; los prejuicios y todos los aturdimientos diarios que, sin ninguna consideración, van cortando nuestra relación con nosotros mismos y con las luces más íntimas que hemos olvidado por el camino.
Con los tratamientos a base de psicofármacos al doctor psicoterapeuta se le fue descubriendo el camino erróneo que estaba siguiendo, aunque fuese para refugiarse en algo tan necesario e importante como es la ciencia. Sin embargo, al poeta ese camino se le abre por medio de la poesía, y en ambos casos el final es idéntico: el situarte con absoluta sinceridad frente a ti y analizar tu vínculo vigente hasta ese momento con el mundo pero sin dejar de ser conscientes de que, se siga la vía que se siga, al llegar al alambique donde se cuece la personalidad, nos podemos enfrentar de forma simultánea a cosas terribles y hermosas; mezquinas y nobles; oscuridades y luces; desprecio y amor, y con todas las contradicciones y seguridades que nos conforman como personas, es decir, con el uno-mismo y no con el uno-de-los-otros.
Como dice uno de los personajes de Orhan Pamuk en su obra ‘EL libro Negro’ (Kara KItap): “es muy difícil ser uno mismo”. De veras creo que lo es, pero es que tomar la decisión de comenzar a serlo, o al menos decidir ser lo más aproximado posible a uno mismo tampoco es fácil, y que al final se logre, debe ser casi imposible. En todo caso, aquí es donde creo que la poesía puede ayudar para adentrarse hasta donde uno quiera: con la letra propia o la ajena, porque es un refugio eficaz contra los gritos y cantos de sirena que tenemos por aquí fuera.
Pero ¿Y después?, después hay más camino que se descubre detrás de cada curva. Para el Dr. Naranjo la experiencia del reencuentro le despertó el deseo y la motivación para ayudar a otras personas, según nos revela; deseo de comunicar —en cierto modo— un sentimiento íntimo que puede ser muy válido para otros al estar avalado por su conocimiento científico, y motivación que provoca a su vez un nuevo efecto positivo hacia sí mismo, como un feedback, al comprobar que ha ayudado a mejorar la vida de sus pacientes.
En el terreno de la escritura ocurre algo parecido (creo); el refugio en la poesía no es para sumergirse en una cueva submarina, como decíamos antes, sino para analizar, ver, vivir y experimentar hasta el límite de la conciencia al que se refería F.S. Fitzgerald. La escritura sirve para verse a uno mismo como algo vivo y capaz de sentir y comprender con la máxima limpieza, claridad y honestidad propia posible, sin disfraces; vernos desde el otro lado del espejo. Y el paso siguiente, también aquí, es el de un parto continuo que puede durar años o toda una vida: la creación, la manifestación, la expresión poética —escrita o no—, que servirá a otros y también al autor que poco a poco se va encontrando a sí mismo, por muy difícil que sea y por mucho miedo no reconocido que nos de.
Estas son las dos clases de refugio que yo veo, situados cada uno en un terreno diferente, pero cuyo reconocimiento nos lleva a la misma necesidad de ser uno mismo para luego, si se desea, poder expresar la experiencia; el que finalmente uno escriba sobre uno de los dos tejados: el que se inclina hacia la propia persona o el que se vierte hacia los demás, como a veces oímos, ya depende de la seguridad y la auto confianza de cada quien. Yo lo hago para las dos editoriales: la intima y la pública, con escaso éxito por cierto.
Leeré el libro del Dr. Claudio Naranjo: ‘Exploraciones sicodélicas’, y al poeta Joan Margarit seguiré leyéndolo siempre.

Gracias a los dos.

LL. L. S.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.