RETORNO AL AMOR, QUÉ

masks

 

Es para vernos esta noche,
esta,
donde los rincones serán biombos obscenos
y nuestros espías se pudrirán desechos
en el cementerio gris de los traidores.

Por fin, tú y yo,
qué libres ¿No?,
sin ojos que nos observen
ni voces que nos dicten -otra vez- el qué,
ni nadie que
que nos identifique
cuando seamos otros.
Y es que
que, al volver a querernos,
—con otro nombre—,
y mi nombre sea Tú
y tu nombre sea Quienqué,
volveremos los dos al calor
de la querida tragedia
que tanta belleza nos dio:
tragedia añorada
de ácidos amaneceres
resueltos entre resacas
de malos besos,
de aves desguazadas
y del tedio de solo nos.

Yace, descansa sobre esta arena,
aguarda hasta que
que pueda volver a recobrarte
sin bambúes ni brujerías,
sin cañamazos ni otrosqués,
sin estas formas dañadas
y seamos maduros
del tiempo quemado.

Yace, yace hasta que
llegue esta noche en la que
que por fin queramos,
podamos y renunciemos
a todos los qués;
hasta que llegue la hora cruda
en que la vida ebria,
ebria de ella misma,
no sea más que esencia,
la esencia del bronce
-sublimación final-
que renuncia para siempre,
hasta de la serenidad del atardecer,
pues ahí, allí,
estaremos nosotros esta noche,
usurpadores de nosotros mismos,
al acecho de la nueva luz,
escondidos tras otros nombres,
máscaras transparentes
que sólo reconoceremos tú y yo:
Tú y Quienqué.

Ll.L.S
Clng oct 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.