Para qué y porqué

 

Amadisdetiana es un blog que abro para conversar con toda Libros la corrección e incorrección debida acerca de  libros  y todo lo que hay alrededor de ese objeto-caja  de palabras  sin olvidar la relación que siempre ha tenido con otros medios de expresión: música, cine, etc.

Pero también es mi voluntad conversar sobre el proceso de creación —más que de la creatividad—, desde el momento que se produce en  la conciencia del autor la necesidad de expresar algo que de momento no tiene palabras ni dimensiones,  hasta que  ese  algo impreciso llega  a ser una realidad visible y tangible sobre una hoja,  una pantalla, un lienzo o en una partitura. Hablar de este proceso del que tanta gente sabía ha escrito.  Y  como cada cual ha expuesto su propia experiencia y ésta suele ser distinta de las otras  —casi tan difícil como, por ejemplo, intentar  definir qué es la poesía—,  se me hace evidente la riqueza y complejidad del tema.

Está claro que  una  idea o intención de este blog es, entre otras cosas, dar pie a algo de lo que acabo de exponer, pues  nace de un deseo,  todavía indefinido,  de aportar y compartir en él la experiencia de la creación, bien de cada quien o de terceras personas, con objeto de materializar un segundo deseo, más embrionario aún, de crear  en un futuro un trabajo sobre un tema tan personal como íntimo y abierto al mismo tiempo como es el de la creación literaria o similar.

¿Y por qué Amadis?  porque la novela Amadis de Gaula, como también se dice de La Iliada, La Odisea o el Ramayana, que no han sido obras de un sólo  autor sino de varios  y en épocas distintas, Amadis de Gaula se fue desarrollando con el tiempo por distintos escritores que la  enriquecieron pero de forma desmedida y casi demencial, hasta que alguien le puso unos límites racionales y asumibles. Pero el concepto de una obra abierta a distintas voces y actitudes, aunque se corra el peligro de convertirse en algo alocado, sí  que es atractivo para que en cualquier momento, gracias a todos cuantos participen, hablen, contradigan, iluminen o compliquen este proyecto, que cada uno pueda —si quiere—, extraer su propia conclusión llevándose sin pedir permiso a nadie las palabra que más cosas le sugieran de esta especie de ‘libro de arena’.

Luis (o Lluis) López Sanz

La imagen ha sido cedida por Joan López

Anuncios